VA LA ALTERNANCIA POR EL BIEN DE XALAPA

xalapa.gob.mx/

Uriel Flores Aguayo
@UrielFA


La realidad de nuestro municipio impone la necesaria alternancia en su Gobierno, en el Ayuntamiento; es cuestión de hechos y deseos, pero más, mucho más, de las realidades que estamos viviendo; hay un agotamiento y tendencia a la descomposición del modelo actual de Gobierno, con líneas de apoyo a los privilegiados, a las elites, apego a prácticas clientelares y una mera administración de los recursos, sin que se asome una visión de desarrollo democrático; con un par de fallidas excepciones siempre ha gobernado el PRI en Xalapa, sin incorporar mejores prácticas de Gobierno y sin asumir un pleno compromiso democrático; eso debe cambiarse. Otro factor a tomar en cuenta es la alternancia ocurrida a nivel Estatal, por lo que también se impone su homologación municipal. Para aprovechar el impulso  transformador  y coordinar ciertas políticas públicas sería importante y oportuno que se emparejaran las alternancias en ambos niveles como una experiencia de cambio conjunto, con una línea común y el impulso a metas de mayor nivel cualitativo.

La alternancia supone que el PRI  entregue el poder político de nuestro municipio, lo cual no será difícil dado el desplome espectacular del partido tricolor en Xalapa; no se ve como pueda mantener su mayoría en el Cabildo, ya sin peso en el ánimo ciudadano en virtud del desastroso papel jugado a nivel Estatal, con un Gobierno de mala imagen y repudiado por propios y extraños por sus resultados al menos en los últimos doce años; prácticamente no tiene candidatos competitivos, saldrá con alguien pero solo para llenar el requisito. Es altamente probable que se desfonde sin el respaldo popular y por la fuga que sufra de muchos de sus grupos, de los  que siempre han querido regidurías y ahora tienen la oportunidad de alcanzarlas si se van como planilla independiente. En ese escenario el PRI la tiene sumamente difícil y es firme candidato a la derrota en estas próximas elecciones. 

En ese sentido las posibilidades son mucho mayores en MORENA y la coalición PAN-PRD siempre  y cuando cuiden las formas democráticas a la hora de definir sus candidaturas. En MORENA  ocurre un fenómeno ya observado en la trayectoria del PRD, la de una incipiente descomposición, solo que al partido del sol azteca le ocurrió a una década  aproximadamente, mientras que, a MORENA, apenas le lleva un par de años cuando mucho; me refiero a la división, es decir, la pluralidad no reconocida y correctamente procesada, a la transgresión de la legalidad electoral, con sus candidatos adelantados o provenientes del PRI y, lo peor y más nocivo, la carencia de autocritica y una sobrada actitud de soberbia, pensando que ya tienen en la bolsa los triunfos, sin unir, planear, luchar y convencer; con esa actitud se pueden llevar una desagradable sorpresa y golpearse la frente. Si no analizan correctamente la coyuntura municipal, si creen que la gente vota igual siempre y por quien sea, pueden llevarse una terrible decepción.

La otra fuerza viable para lograr la alternancia y ganar la mayoría en el cabildo es la coalición PAN-PRD, sin embargo pueden cometer errores básicos que le hagan más difícil o imposible lograrlo; si creen que es fácil, se equivocan; si no se abren, pierden; si les gana el triunfalismo, pierden; si no procesan correctamente, si no hacen consensos, si no respetan, pierden. Se requiere la serenidad y apertura necesarias para convocar, escuchar a los diversos y hacer transparente su proceso interno, por estrategia electoral pero también por compromiso democrático. Sería normal y muy positivo que la coalición avanzara con gobiernos municipales, especialmente los municipios grandes, en ellos Xalapa. Todos los partidos tienen el mismo deber de la trasparencia y la apertura, no son dueños de los cargos públicos, ya es hora de que eleven su mira y asuman un compromiso mayor con la ciudadanía y la democracia.

En forma muy marginal, excepto en MORENA que se presenta como algo nuevo y actúa a la antigüita, ya se empiezan a ver movimientos de ciertos aspirantes a la presidencia de Xalapa, todavía en forma muy tímida y eufemística; aparecen algunos nombres que parece que quieren ser candidatos, sin quedar claro si van por partidos o de manera independiente; lo que no se ve por ningún lado son las ideas, las propuestas y los proyectos para nuestro municipio, siendo esa parte, vital, la principal carencia del proceso que llevara a la renovación del Ayuntamiento Xalapeño. Ese vacío se tiene que llenar, con ellos o con quien sea, pero hacerlo en bien de las necesidades de Xalapa, no puede ser que cualquiera se anote y no tenga ni el diagnostico ni los planteamientos de fondo para nuestro municipio; hace mucha falta que se hable de nuestras carencias, de las debilidades que nos abrazan y también de nuestras fortalezas y de nuestros valores. Para tal fin se requieren pronunciamientos claros y oportunos, foros y debates.

A mi parecer la carencia más importante, que incide en todos los problemas del municipio, es la inmovilidad del Cabildo, porque no lo dejan o porque no quiere; es urgente que asuman su papel como representantes de la ciudadanía, entendiendo que están ahí para opinar, proponer y ejercer; siendo un cabildo plural, es verdaderamente urgente que alcen la voz, que defiendan causas del municipio en el presupuesto, en las agresiones que sufrimos de hordas primitivas, en la seguridad, en los programas sociales y en la participación ciudadana. El cabildo puede ser un autentico Gobierno si se lo propone, sin tener que reproducir el presidencialismo anacrónico que se ha manejado tradicionalmente. Es mucho lo que se puede hacer si los ediles se ponen a trabajar, si dejan de ser simples compañías del presidente, si alzan la voz en lugar de la mano, si dejan de cuidar sus propios intereses y abrazan causas de la ciudadanía.



Recadito: Con un cabildo democrático habría freno a las hordas primitivas que atacan a Xalapa.
Leer más...

LA ALTERNANCIA EN TIEMPOS DE CRISIS


Uriel Flores Aguayo
@UrielFA

Con enormes esfuerzos se logró la alternancia en Veracruz, en un proceso complejo que pudo haber frustrado el anhelo de millones de Veracruzanos; parecía más fácil de lo que resultó finalmente, ante una estrategia endiabladamente eficaz y perversa del grupo en el poder, llevando a la total incertidumbre, o jugando con todas las posibilidades, el resultado electoral. Visto en retrospectiva fue una hazaña el logro de la alternancia, con obstáculos de todo tipo, desde la concreción o no de la alianza de centro democrático que hicieron el PAN y el PRD, el desgaste desproporcionado de la guerra sucia, el alquiler de candidatos y la falta de un compromiso democrático del resto de la oposición que, contra sus aparentes propósitos,  parecían más cómodos con la reafirmación tricolor, al no dirigir sus críticas al partido en el poder y no deslindarse de la inclemente guerra sucia que se dirigía en forma brutal contra el único candidato que podía superar al PRI.
La alternancia se da por exigencia de la realidad, cuando el partido dominante de siempre pasa por un muy mal momento, tanto que, aveces, pareciera desplomarse. Pero también llega en medio de una crisis profunda, de todo tipo, sobre todo social y económica; con un panorama francamente negro para nuestra entidad. Es impresionante la irresponsabilidad y el dolo de quienes han (mal) gobernado a nuestro entrañable estado, haciendo una serie de daños que parecieran irreparables. Todo va a ser más difícil, se pondrá a prueba la voluntad y la capacidad del nuevo gobierno, así como la actitud participativa y solidaria de la ciudadanía. Pero la vida sigue, con estas circunstancias hay que trabajar y hacerlo en forma positiva y eficaz.
Las minas sembradas por los que se van, los obstáculos a la vista y los intentos de boicots son un muy difícil examen para el gobierno de la alternancia que, por lo tanto, deberá ser muy consecuente con sus ofertas de campaña, cumpliendo escrupulosamente con su apertura y su austeridad. No hay tiempo para improvisar porque no habrá demasiado bono de tiempo salvo que, en los muy primeros meses, se logre llevar a los tribunales a algunos de los principales causantes del quebranto financiero; así si, con actos justicieros, pudiera  lograrse una mayor paciencia de la gente.Se deberá lograr un ambiente político apropiado para el buen desempeño del nuevo gobierno, lo cual implica el compromiso democrático de todas las fuerzas políticas, un papel real del poder legislativo y la congruente labor del gobierno de la alternancia.
No debe verse la alternancia como un cambio de colores y personas, sino como la oportunidad histórica de inaugurar otro tipo de política y de servicio público; la alternancia es el mecanismo indispensable para restablecer el Estado de Derecho y la democracia; por esa ruta tendremos elecciones libres, respeto a los derechos humanos,  políticas sociales incluyentes, libertad de prensa, división de poderes y una vida pública mil veces más sana y útil que la actual. Ir por menos es más fácil pero sería un fraude para quienes han depositado sus esperanzas en el Lic. Yunes Linares y la coalición "para el rescate de Veracruz". La verdad, los partidos ahora mayoritarios también estarán a prueba, pueden aprovechar su triunfo electoral para democratizarse y elevar su mira o, como suele ocurrir en ámbitos mediocres, marearse en un ladrillo y dilapidar la confianza ciudadana recién obtenida.
De inicio se tiene la elección municipal, ya en puerta; en forma muy rápida se verán los comportamientos de todos los partidos, teniendo que tomar desiciones rápidas, para aliarse y perfilar candidaturas. El que la tiene más difícil es el PRI, pues  se encuentra secuestrado por el grupo en el poder, teniendo que esperar para su relanzamiento hasta diciembre cuando concluya esta desastrosa administración; en tanto, se encuentra sin rumbo y básicamente inactivo, propiciando una ya perceptible desbandada;  puede ocurrir un verdadero desfonde del otrora poderoso partido tricolor; es altamente probable que muchos de sus dirigentes medios emigren a otras filas partidistas o que se declaren  independientes. El caso de Morena puede ser dramático también, a pesar de su muy buen resultado reciente, explicado por factores ausentes en general en la próxima elección municipal; sin autocrítica, sin visión y con exceso de soberbia son fácilmente vulnerables; su apuesta sigue siendo básicamente providencial, lo cual es no sólo erróneo sino más que insuficiente para conquistar voluntades para cambios municipales que son puntuales; curiosamente muestran muy prematuramente signos de descomposición antidemocrática. De los que más cuentan, quedaría alguna consideración para el PAN y el PRD, que todo indica ratificaran la alianza que les dio mayoría en la elección de Gobernador; pueden cometer el grave error de la soberbia y las actitudes excluyentes, creyendo que todo es fácil; sería un fracaso anticipado si no  se abren, si no respetan y son transparentes.
La próxima elección municipal dará base territorial a las fuerzas que se perfilan para la disputa real de la presidencia de la República.

Recadito: Ante las agresiones de  antorchos  y cuatrocientos cueros urge en grado ultra la alternancia en Xalapa.


Leer más...

LA BANALIDAD DEL MAL EN GRADO ESTÚPIDO




Uriel Flores Aguayo
@UrielFA

Con motivo de los juicios a los genocidas Nazis se escribió  sobre las características de tan singularmente siniestros personajes; cuando los veían en el Tribunal no dejaban de sorprenderse por su aspecto tan común y corriente, dando respuestas simples a preguntas complejas sobre acciones que no parecían humanas, como incinerar a millones de seres humanos. En diferentes proporciones, tiempos y lugares se han puesto en práctica métodos muy similares, como en la Camboya de Pol Pot  o en el Chile de Pinochet; en México, vivimos unan crisis humanitaria a manos de bandas de narcotraficantes, que incineran a la gente, les cortan las cabezas, los entierran en fosas dispersas o los arrojan a las calles, con la pavorosa omisión o complicidad de las autoridades. Los autores de estos hechos son personas que provienen de la sociedad tal cual, que están en el momento en que este fenómeno se expande; no son seres extraterrestres, a ellos les toca hacer lo que nos lastima pero que no podemos detener por la inutilidad de las instituciones en general; son parte de una inercia, de la maquinaria que camina sin obstáculos y que no se detiene por arengas morales o proclamas de paz. La historia nos enseña que es mucho mejor enfrentar a tiempo estos fenómenos altamente destructivos.

Ahora que vino Donald Trump, a nuestro país, acto muy cuestionado de manera generalizada, las críticas de analistas normalmente moderados subieron de tono, se fueron a definiciones fuertes, tildando de estupidez a la iniciativa de Peña Nieto; hacen una diferenciación con la maldad, exponiendo que la estupidez es más nefasta. Para ellos el malvado persigue hacer un daño pero, a cambio, obtiene un beneficio, mientras que el estúpido afecta al otro y también así mismo, es decir, no gana nada. Es terrible tener como opciones a la maldad y a la estupidez; la banalidad del mal se esfuma cuando pasa a los terrenos de la estupidez. El poder político local navega infestado de ambos rasgos, los transfiere a la sociedad, la contamina y corrompe. Siendo personas normales las que han decidido sobre nosotros, a las que les ha tocado su circunstancia, hay que juzgarlas como corresponde, ubicar su comportamiento como aquellas conductas que deben frenarse y evitarse.

En Veracruz vivimos un momento muy difícil, en una crisis generalizada, con autoridades omisas, con vacío de poder, envueltos en carencias económicas y una apabullante inseguridad. Es todo tan pesado y prolongado que sentimos que no hay salida, que estamos asfixiados. Lo que vemos es una demostración rápida y nociva de todo lo que no se debe hacer: el abandono de responsabilidades, la ausencia de Gobierno, la descomposición acelerada del tejido social, la violencia cotidiana y el peligro para todos. Vivimos un curso rápido y práctico de la demolición de las instituciones, de la violación brutal de las leyes, de la inutilidad de los poderes, de la degradación de investiduras y el mal ejemplo, deshonroso, de los que deberían ser servidores públicos. La debacle de Veracruz exige un trabajo titánico, extraordinario, para salir adelante. Parece que es aquí donde se combinan las dos características señaladas, el mal y la estupidez; no en forma pareja, tal vez con sus comportamientos propios, en altibajos, pero si observables en nuestra vida cotidiana. Es el peor de los mundos, el de los malos y los estúpidos.

Cuando uno piensa en Veracruz, en su situación desastrosa, puede plantearse ser voluntarista y afirmar que no hay problema, que poco a poco saldremos adelante; o hundirse en el pesimismo y declararse perdido, incrédulo ante lo que sea; también puede acudir al realismo, aceptar que no será fácil pero que, Veracruz, si tiene solución, que vamos a recuperarnos y que, no sin sacrificios extras, le encontraremos la solución a nuestros males actuales. No es consuelo de ninguna manera, pero echemos a volar nuestra imaginación y pensemos en las consecuencias de la segunda guerra mundial en países como la entonces URSS y Alemania, con enormes zonas de destrucción, que gracias a su esfuerzo y un poco de apoyo internacional lograron reconstruirse y recuperarse. Si todavía hay que vencer nuestro escepticismo, entonces pensemos en Nagasaki e Hiroshima, las ciudades Japonesas destruidas por las bombas nucleares lanzadas por el gobierno de EEUU; ambas se reconstruyeron y tienen una vida normal actualmente. Es obvio que acudo a ejemplos extremos pero es necesario ante las ideas que circulan por ahí diciendo que no tenemos salida; por supuesto que encontraremos los caminos adecuados, con la participación de los ciudadanos, con voluntad política y el liderazgo indispensable en estas condiciones.

De paso, en tanto nos convocamos y ponemos manos a la obra, hay que tener muy claras las causas del desastre que nos heredan para no volver a caer en lo mismo que criticamos. El gran tema son  la democracia y  del Estado de Derecho; debilitar a la primera trajo consecuencias nocivas para el segundo. Han sido muchos años en que los asuntos públicos se han manejado con criterios de un grupo político, con su agenda y su visión, donde se privilegia el negocio y se sigue la línea de administrar. Ante el caos y la crisis, lo que procede es restaurar a la democracia y recuperar el Estado de Derecho, oxigenando a la sociedad, canalizando las potencialidades ciudadanas, fortaleciendo lo público y garantizando que las autoridades serán eficaces y representativas. La vida pública será distinta y mejor, entraremos a un círculo virtuoso, nuevo, refrescante y de base para un lento pero esperanzador andar. Dada la profundidad de la crisis que nos agobia habrá que trabajar sobre prioridades, dejar para otro tiempo algunos sueños y políticas públicas superiores.


Recadito: Habrá que investigar urgentemente el demencial negocio de las concesiones de taxis en todo Veracruz.

Leer más...

DEMENCIAL CORRUPCIÓN EN TAXIS


Uriel Flores Aguayo
@UrielFA

Cuál si fueran galletas o Notarias se reparten miles de concesiones de taxis por todo Veracruz, sin reparar en las consecuencias desastrosas en movilidad y economía que provocan con su desmesura; obviamente no precede su actuar locuaz algún tipo de estudio, planeación o propósito social. Para nada. Se trata pura y simplemente de un saqueo, de una deliberada serie de acciones cuyo fin exclusivo es acumular varios millones de pesos vendiendo las placas de taxis.
Puede parecer algo menor, no lo es; se trata de la implementación práctica de una forma patrimonial en niveles primitivos de ser gobierno, pequeño tranza pero gobierno; no tanto porque gobiernen, es decir, dirijan algo y velen por el interés general, sino porque ejercen autoridad y manejan las leyes. Ellos, como  grupo político tienen el poder de hacer y deshacer, más de lo último; aunque sean personajes chicos y banales sus efectos resultan altamente nocivos para la colectividad.
Para ilustrar el problema en forma de bomba de tiempo que heredan estos depredadores con los taxis pongamos el ejemplo de Xalapa, en cuya región han repartido cinco veces en doce años lo que llevó casi sesenta años acumular. De unas dos mil trescientas unidades de taxis que circulaban hasta el año dos mil cuatro la incrementaron a doce mil aproximadamente en estas fechas. Para simular los números reales de Xalapa, han optado por rotularlos en lugares como Banderilla, San Andrés Tlalnehuayocan y la congregación de Las Trancas, de este municipio, siendo así, que hay más de mil en el primero, más de dos mil en el segundo y unos quinientos en el tercero. Tan solo imaginar que Las Trancas, una población de unos mil habitantes , cuenta con dos mil taxis , debería alertar del gigantesco fraude que se sigue cometiendo hasta estas fechas; porque no se detienen en sus afanes, al contrario , están rematando concesiones al mejor postor.
Hablamos de varios millones de pesos obtenidos por funcionarios  públicos; se comenta que las concesiones  se han negociado a razón de cincuenta y cien mil pesos por cada una en esta venta de garaje. Es una operación evidente, puesta de forma muy clara ante nuestros ojos, la cual nos debe llevar a exigir una investigación que deslinde responsabilidades y castigos para quienes, mal utilizando un cargo público, nos están heredando muchos problemas relacionados con la saturación de taxis. 
Nos crean problemas de desnaturalización de un servicio público que se degrada en varios sentidos, tanto en el deterioro de sus coches como en la baja calidad de sus operadores; acabaron con un oficio, invitan a utilizar los vehículos para otros fines y provocan todo tipo de actos irregulares como ocurre con el establecimiento de sitos improvisados, la conversión a transporte colectivo y una competencia feroz por el pasaje. Este tipo de actos de autoridad, autoritarios y corruptos, nos habla de un gobierno bananero, rapaz y absolutamente irresponsable. El desprecio a nuestro municipio y su región, a nuestra calidad de vida, al medio ambiente y a su movilidad es más que obvio. Los autores de esta barbarie no merecen estar en el anonimato, ni pasar por gente honorable, hay que señalarlos y asignarles responsabilidades; es el colmo que, después de todo lo que han saqueado del erario, todavía hagan negocios con el tipo de actividades que representan los taxis.
No es necesario decir que los antiguos trabajadores del volante están al margen de esta orgia del transporte en modalidad de taxis, al no poder pagar las cuotas que asignan las autoridades en complicidad con grupúsculos y lídercillos vivales. Por lo demás, aquí tenemos en pequeño una muestra más de la falta de un verdadero Estado de Derecho en Veracruz; si pueden vender concesiones como si fueran galletas , hacerlo abiertamente y retar nuestras paciencia e inteligencia , es que su esencia es brutalmente rapaz. Algo tendrá que hacer el nuevo Gobierno para corregir esta desmesura.


Recadito: debemos cuidarnos todos ante el muy peligroso vacío de poder por un gobierno fallido...
Leer más...

EL PLAN DE DESARROLLO YA NO SERA PURO ROLLO



Uriel Flores Aguayo
@UrielFA

Por su elaboración cúpular, opaca y formalista pero sobre todo por su falta de aplicación los sucesivos planes de desarrollo veracruzanos no pasaron de ser documentos de buen porte, pomposos e intrascendentes. Si acaso se les concedían buenas intenciones como guía de acciones y visiones de lo que se debía hacer pero que poco o nunca se realizaba. Bastaría observar los indicadores más importantes de las áreas y sectores claves de nuestro Estado para concluir que se prescindió del plan de desarrollo para gobernar, imponiendo estilos muy particulares y apelando al más descarnado pragmatismo, es decir, conduciendo a la entidad sin planeación, sin estrategias, con ocurrencias y afanes de negocios particulares.
Dudo que una parte importante de la población estuviera enterada del proceso de elaboración de los anteriores planes de desarrollo, ni siquiera los especialistas o grupos organizados por actividades vinculadas a la labor del Gobierno. No incidía, por tanto, dicho plan en la vida pública de Veracruz y tampoco era base de orientación de la marcha de las instituciones, quedando en un documento dormido o en letra muerta.
Ahora se debe elaborar un plan para dos años,  lapso que corresponde al gobierno de la alternancia votado el pasado cinco de junio. De inicio, el gobernador electo decidió depositar su confianza en la Universidad Veracruzana y en un Comité Rector integrado por académicos y ciudadanos, dando una muestra de apertura e innovación; a ese proceso se le da un cariz de confiabilidad muy superior al que tendrían operadores políticos tradicionales como ocurría anteriormente. Ya es una gran ventaja que esté de por medio la principal institución de educación superior de Veracruz.
Ahora corresponde a los convocados, todos, participar con confianza y seriedad en los foros que se realizarán en varias zonas de nuestro Estado. El llamado presenta una serie de factores transversales y sectoriales cuya amplitud y precisión permite que, quien lo desee, pueda participar con ideas y propuestas. Es muy sencillo ser parte de este ejercicio de exposiciones y diálogo, de carácter democrático. Es de esperarse que haya muchas, variadas y calificadas participaciones. Que los foros estén movidos, que se digan las cosas con libertad, que lo que se piensa para bien de Veracruz ahí se presente y quede registrado.
La elaboración del plan no debe ser simulación, las voces que se expresen deben ser respetadas y recogidas escrupulosamente para llevarlas a los filtros normales que determinarán viabilidad o no; de todos modos debe haber seguimiento a las propuestas y la convicción de los participantes de que se les toma en cuenta. Los foros no son una feria de palabras abrumadoras que oculten lo más importante; a la libertad ganada y respetada  por el gobierno de la alternancia y los organizadores debe corresponder la mesura y la tolerancia de los participantes.
Hay que participar y decir lo que pensamos sobre nuestros problemas mayores y las soluciones que daríamos, hablar claro para que nos escuche el gobernador electo; los foros deben ser reales y vivos, claros y directos; es una gran oportunidad de señalar rezagos, poner el acento en lo que es clave para salir del abismo y proponer lo que siempre hemos creído que debe ser un gobierno transparente, eficaz, honesto, plural y democrático. No basta la promoción que hagan las  fuerzas políticas que hicieron la alianza mayoritaria, PAN y PRD; para que el plan sea ciudadano e impacte  socialmente debe ser adoptado por porciones mayoritarias de la sociedad civil.
La alternancia puede funcionar o no, puede salir bien o no, es una incógnita, por eso es indispensable estar alertas, hablar a tiempo, impulsar la más amplia participación ciudadana y cuidar que el nuevo Gobierno cumpla con sus compromisos. No debemos permitir que solo haya cambio de colores y personas, la alternancia no debe decepcionar a los veracruzanos; la apuesta de nuestra ciudadanía es profunda, es de alternancia para la transición democrática. La construcción del plan de desarrollo, con aval de la universidad, es el inicio del involucramiento social en la transformación a fondo de nuestro sufrido y sangrado Veracruz...


Recadito: Funcionarios en sotana y diputadas por horas es el epílogo de un gobierno para el olvido.
Leer más...

ALTERNANCIA, TRANSICIÓN Y GOBERNABILIDAD



| Uriel Flores Aguayo
@UrielFA

Aunque se han  vivido alternancias en varias entidades federativas, para nuestro Estado es la primera vez que se logra; eso implica que tiene lo inédito como rasgos fundamentales, donde todo está por aprenderse, hacerse y crearse; el aprendizaje tendrá que ser muy rápido, para preparar un buen Gobierno que haga todo mejor y cumpla con las expectativas sociales. El tránsito de la larga administración Tricolor a la alternancia sería mucho más sencilla si los gobernantes salientes tuvieran una responsabilidad republicana y  colaboraran anteponiendo los intereses de Veracruz. El lapso que transcurre entre la elección de Gobernador y la entrega de la estafeta estatal es demasiado extenso, muy prolongado, de casi seis meses; eso crea vacios de poder y da tiempo de sobra para el revanchismo, como es el caso, que ocupan actualmente para tomar decisiones como si estuvieran al inicio de su gestión, impulsar iniciativas legales, otorgar nombramientos e intentar todo tipo de maniobras con fines transexenales para entorpecer la labor del nuevo Gobierno; sin rubor actúan con dolo, ilegítimamente, con un sello oportunista y negativo, apartados del mandato popular expresado en las  urnas; el Ejecutivo estatal y sus diputados están asumiendo un papel muy cuestionable, pretendiendo disponer de ingresos para pagar sus deudas así como tomando medidas que escapan al termino de su encargo, lo cual nos indica un desprecio brutal a los intereses de los veracruzanos. Aunque hay experiencia suficiente en el Gobernador electo y cuenta con el respaldo político de los partidos que lo llevaron al puesto, no deja de ser un desafío iniciar el nuevo Gobierno, nuevo en todos los sentidos, con tantas adversidades y obstáculos, en un contexto muy complicado. Sin embargo, debe hacer lo que tenga que hacer para cumplir con sus encargos y los compromisos de campaña, no fallar ni siquiera en la percepción con las demandas y anhelos de los veracruzanos; los funcionarios actuales, responsables de nuestra raquítica situación, pronto se van y pasan al olvido muy rápido; cuando esto ocurra, los reclamos irán sobre las nuevas autoridades que, por lo tanto, deben hacer justicia inmediatamente y ser muy escrupulosos con sus tareas, cumpliendo y dando muestra de una manera nueva y muy diferente de trabajar.
No habrá tiempo que perder, son dos años con los que cuenta el nuevo Gobierno, poco o mucho dependiendo la manera en que se le quiera ver y los objetivos que se proponga; para los sueños y esperanzas mayores de los veracruzanos tal vez sea un suspiro pero para rehacer la seguridad pública, reactivar la economía y hacer justicia tal vez sea tiempo suficiente. Todo será rápido, hacerlo bien, en corto tiempo sentar las bases de una gobernabilidad democrática con Estado de Derecho, no es difícil anticipar el estilo y las formas del nuevo Gobierno: de tiempo completo, cercanía con la gente, de apertura, transparente, eficaz y honesto. Gobierno de coalición significa pluralidad, con las fuerzas políticas que lo posibilitan pero también con los ciudadanos en general; se trata de no partidizar a las instituciones, de fundar democracia, fortalecer a la sociedad civil  y construir un gobierno nuevo en todo, practica y espíritu, que incluya a los jóvenes, que privilegie perfiles y meritos, que sea respetuoso de los géneros y borre la cultura excluyente, sectaria y mediocre en que está envuelta la administración saliente.
La alternancia traerá nuevos aires políticos y sociales, en un proceso que puede ser virtuoso en todos los sentidos; poco a poco, por su impulso democratizador, ira incidiendo en mejores conductas colectivas; desde luego que la prueba es para todos, para los grupos de presión, para los partidos políticos, para los sindicatos y para todos los grupos sociales; la sociedad puede encauzar su energía, ya sin los obstáculos del Gobierno, al desarrollo social, a la seguridad ciudadana y a la democratización. Si bien no hay mayor garantía que el compromiso adquirido y el respeto a la voluntad popular, es de darse un voto extra de confianza para que se cumpla con el proyecto ofrecido; dada la desconfianza sembrada con esmero por los que se van y por las malas experiencias de otras alternancias, es indispensable construir puentes y mecanismos de participación ciudadana con vigilancia real, activa y critica que impida desvíos, la frustración de la esperanza, para que gane lo positivo y se sienten bases solidas de democratización de nuestro Estado. Para todos es nueva la alternancia, nos reta a aprender rápido y aprovecharla para bien; habrá de todo, desde los que aprendan rápido y lo apliquen hasta aquellos que la rechacen y combatan con boicots y obstáculos arcaicos. Pensando en positivo uno esperaría actitudes de altura de la clase política, si es que piensan en el bien de Veracruz. Hay rémoras y lacras como cultura y acción, no es algo personal, son estructurales y de coyuntura, vienen de lejos o se consolidaron en los más recientes gobiernos. El Gobierno de la alternancia debe atender esa realidad integrándose bien, teniendo claro el tamaño del reto y haciendo todo diferente y mejor. Los veracruzanos deben tener muy clara la responsabilidad de cada  quien en los problemas que nos abruman, los deslindes tienen que ser tajantes y transparentes para que haya consecuencias y justicia, siendo muy claros en los puntos finales y puntos de partida; no es para menos ante la casi titánica labor de reconstrucción de las instituciones y de nuestra vida pública.
En el debate sobre las expectativas y posibilidades del nuevo Gobierno hay algunas posiciones demasiado apáticas o, de plano, negativas, casi deseando el fracaso de la alternancia; se nota en algunas zonas del periodismo y en ciertas fuerzas políticas, en ambos casos es obvia la falta de análisis y de autocritica por su anclaje tradicionalista y dogmático; hay quienes eluden las responsabilidades de los que se van y los meten en el mismo saco con los que llegan, mas en un afán despectivo pero poco inteligente. Es de obviedad que estamos ante tiempos inéditos, de aprendizaje, de sentido histórico; son tiempos de mente abierta, de enormes retos, de generosidad, de colaboración con un nuevo Gobierno siempre y cuando no se desvíe en mezquindades partidistas, que abra la más amplia participación ciudadana y que le apueste a la gente; ojala entendamos que en la buena marcha del nuevo Gobierno nos va nuestra seguridad, la reactivación económica, la legalidad y la transición democrática.

Recadito: Solidaridad plena y activa ante el vacío de poder...
Leer más...

#SOYFESTIVAL: XALAPA Y SUS FERIAS


Uriel Flores Aguayo
@UrielFA

Con una propuesta creativa, novedosa e interesante se anuncia el festival de las flores en Xalapa; con los auspicios del Ayuntamiento local dos entusiastas paisanos, Ernesto Aguilar Yarmuch y Mauricio Cuevas Gayosso, se han dado a la tarea de coordinar los trabajos para realizar una festividad digna de nuestro entrañable municipio. Me da gusto que se tengan ese tipo de iniciativas, con un perfil cultural y de las flores, como corresponde a la orgullosa "Atenas veracruzana" y "Ciudad de las Flores". Deseo que tengan éxito total y espero contribuir con la difusión y asistencia a las variadas actividades previstas. Seríamos muy mezquinos si ya estuviéramos adelantando balances, primero hay que conocer lo ofrecido para, luego, hacer juicios y contribuir con críticas constructivas. Como Xalapeño me entusiasma que tengamos espacios sanos de festividad, que recreemos nuestro modo de vida en el sentido lúdico, que afirmemos los rasgos más positivos y singulares de nuestra personalidad común y que hagamos sentir orgullosos de vivir aquí a nuestros hijos y nietos, a las nuevas generaciones.
El martes de esta semana  compartí el desayuno con "OTERO-CIUDADANO", a invitación de Doña Leonor de la Miyar, para conocer el proyecto del #SoyFestival; los asistentes, en buen número y muy calificados, fueron extraordinariamente receptivos con los promotores. Se expresaron opiniones, algunas dudas pero sobre todo el beneplácito generalizado por una iniciativa tan necesaria y propia de los xalapeños. Para dar espacio prioritario a los más asiduos asistentes preferí guardar mis comentarios para otro momento y para este texto. Pienso que la finalidad principal del festival debe ser la de convocar y dejar satisfechos a los xalapeños y a nuestros vecinos más cercanos; las variadas actividades generan derrama económica, sin embargo no debe ser la motivación mayor, si hay que aportar un poco de los recursos públicos debe hacerse sin mayor inquietud; será resultado de un proceso que llegue a ser autosuficiente; no tiene objetivos turísticos aunque algo puede surgir en ese sentido. Hacer festivales es una necesidad social, deben tener los rasgos de nuestra historia y forma de ser; la vida cultural, que incluye a las flores, no puedes ser estática ni vivir de recuerdos, al contrario, conlleva dinamismo y modernización; las nuevas generaciones deben ir asimilando la atmosfera propia de su municipio, sus virtudes y rasgos más firmes de su personalidad; por eso el discurso cultural, incluyente y creativo, debe ponerse a discusión, enfrentar la realidad, sujetarse a las criticas y ser susceptible  de transformaciones y apertura. La cultura es del que la trabaja, como dijo Zapata de la tierra, no hay música, libros, pintura, fotografía, canto, etc. que pueda ser apreciada si no se expone y difunde; un festival sirve para eso.
Somos una ciudad con antecedentes de ferias, comercial en su caso; entre 1720 y 1776 tuvimos la feria más importante de la Nueva España; no es casualidad que nos llamen la "Atenas veracruzana"; tener en activo la primera Escuela Normal de México y el segundo en importancia Museo de Antropología, da cuenta de nuestro pasado y presente de relevancia cultural. Cuando el explorador y científico Alemán Alexander Von Humboldt, en 1804, nos llamo "ciudad de las flores" nos definió para siempre; hasta la fecha, Xalapa tiene áreas verdes por encima de la media nacional proporcionalmente hablando, a pesar de la primitiva deforestación que promueven grupúsculos ajenos y clientelares de inspiración tricolor; con todo eso es grandioso el numero de parques y jardines a nuestra vista y disfrute. Cultura y flores son el sello Xalapeño, no podía llevar mejor nombre el festival aludido: "Festival de las flores-Xalapa llena de luz." Ojala el programa de la feria resulte del agrado de todos, que cumpla sus fines y permita que se tenga una experiencia positiva para darle continuidad e instituirlo a largo plazo.
Entiendo que, salvo algunas actividades más de corte comercial para compensar gastos, la programación es eminentemente gratuita, por tanto popular, ese es un acierto que siempre requiere de personas conocedoras y con criterio en la organización. El festival no debe caer en la tentación fácil del espectáculo del tipo de la televisión, populachero y frívolo; su espíritu debe ser distinto, cualitativo y democrático, es decir, incluyente y abierto. Por lo mostrado hasta ahora y por el perfil de los organizadores creo que estamos a salvo de veleidades de "la caja idiota" Aunque no en lo inmediato, relativamente, el festival es un gran aporte a una sana vida pública, nos crea otra atmosfera, nos nutre de imaginación al tejido social, nos da referente de algo positivo y nos plantea las oportunidades de convivencia pacífica y útil socialmente hablando. Por eso, no deberíamos minimizar este tipo de esfuerzos ni regatear apoyos; es obvio que ayuda a levantar la imagen del munícipe en turno, en este caso proveniente del PRI, pero eso es circunstancial y secundario, a él le toca y qué bueno que tenga la visión y sensibilidad de impulsar este tipo de actividades. Independientemente de los políticos y partidos que ocupen los cargos edilicios debe hacerse institucional la realización de las ferias de las flores en Xalapa, hasta alcanzar y mantener niveles dignos de reconocimiento y orgullo por propios y extraños.
Recadito: Refrescante y de muy buen nivel el encuentro de análisis realizado por el PRD veracruzano; busca su lugar en la alternancia y en la izquierda.   


Leer más...

La Corte Interamericana de Derechos Humanos en México


 Silvino Vergara Nava

“…ningún Estado puede considerarse por
encima del Derecho, cuyas normas tienen
por destinatarios últimos los seres humanos”.

Caso Almonacid Arellano y otros vs Chile
Sentencia de 26 de septiembre de 2006
Corte Interamericana de Derechos Humanos

La Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José (Costa Rica), constituida por la Convención Americana de Derechos Humanos y conformada por siete jueces de los países de Brasil, México, Chile, Colombia, Costa Rica, Argentina y Ecuador —cuyo cargo dura seis años—, sesionará en México del 23 al 26 de agosto de 2016, algo a lo que se le denomina “sesión extraordinaria”, debido a que se realiza fuera de su sede, con el objetivo de que en los diversos países en donde sesiona, normalmente por invitación de los gobiernos —en esta ocasión, por invitación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México—, se divulgue la función y los trabajos que realiza la referida Corte.
Los asuntos de los que conoce la Corte Interamericana de Derechos Humanos son aquellas violaciones graves de derechos humanos enunciados en la Convención Americana de Derechos Humanos, de los casos emblemáticos propuestos por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos en contra de Estados que firmaron y ratificaron la Convención, así como de aquellos que aceptaron la jurisdicción de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; por tanto, se juzgan asuntos en donde se considera que los Estados, por omisión o por acción, violaron estos derechos humanos de las personas. Desde luego, no son todos los Estados del continente americano los que pueden ser juzgados por la Corte, pues están excluidos, por no aceptar su jurisdicción, Canadá, Estados Unidos, Bahamas, Belice, Cuba, Jamaica, Antigua y Barbuda, Dominica, San Vicente, Granada, Santa Lucía, San Kitts y San Nevis, y Guyana.
Se trata de casos emblemáticos, y no todos los asuntos, existiendo violaciones graves a los derechos humanos, llegan a ser juzgados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, sino que muy pocos llegan a dicha jurisdicción. En las sesiones en la ciudad de México, que se llevarán a cabo en este mes de agosto, se realizarán audiencias públicas de cuatro casos contra Ecuador —dos asuntos—, Guatemala y Colombia, que versan sobre desaparición forzada y el homicidio de un ciudadano, cometido por un policía.
Además de que resuelve asuntos de violaciones a los derechos humanos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos tiene otras atribuciones, como sostiene el exjuez de la citada Corte, Sergio García Ramírez: “La Corte cuenta con un amplio alcance, único en el Derecho internacional contemporáneo, que le permite interpretar, a solicitud de un Estado, normas nacionales, proyectos legislativos o reformas constitucionales (…) un servicio de la Corte está en capacidad de prestar a todos los integrantes del Sistema Interamericano, con el propósito de coadyuvar al cumplimiento de sus compromisos internacionales referentes a derechos humanos (…) sin someterlos al formalismo y al sistema de sanciones que caracterizan el proceso contencioso” (García Ramírez, Sergio y Mauricio Iván Del Toro Huerta, “México ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos”, Porrúa, México, 2011).
            Las decisiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos han modificado las políticas y los sistemas jurídicos de los países que han sido juzgados —lo cual también ocasiona problemas de soberanía de los Estados—; por ello, son de suma importancia las sentencias que dicta. Tal situación sucede —por citar alguno— con el caso Herrera Ulloa vs Costa Rica, en donde se determinó que la efectiva administración de justicia atiende a que todo procedimiento judicial debe, por lo menos, contar con dos instancias. En México, el caso Castañeda Gutman representó la modificación a las disposiciones electorales, para que se permita la participación en las elecciones de los candidatos ciudadanos; en el caso Cantos vs Argentina, se determina que los derechos humanos no son únicamente aplicables a las personas físicas, sino que son extensivos a las personas morales o jurídicas. En Perú, los casos Barrios Altos y La Cantuta fueron, en parte, el origen del proceso judicial en contra del expresidente Alberto Fujimori, donde fue sentenciado a 25 años de prisión.

Es claro que estos asuntos son de suma importancia para que en los Estados se respeten los derechos de las personas y que las facultades y atribuciones de las autoridades de los Estados se encuentren sujetas a estos derechos, pues la violación sistemática de los derechos humanos da como consecuencia, a decir del juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Eugenio R. Zaffaroni, la existencia de los Estados totalitarios, y estos, de acuerdo con la historia, deben ser abolidos atendiendo a que son los que provocan los genocidios (Zaffaroni, Eugenio Raúl, “La palabra de los muertos”, Ediar, Buenos Aires, 2011). Estos Estados totalitarios, por lo regular, no son juzgados y sí olvidados, como sostenía A. Hitler antes del exterminio de los judíos: “¿Quien recuerda el genocidio armenio?” (Zaffaroni, Eugenio Raúl, “Un proceso histórico”, AR, Buenos Aires, 2012). Por ello, la función de esta Corte Interamericana de Derechos Humanos es de suma importancia en los países de América, en donde, muchas veces, como sintetiza el juez argentino de la Corte, se presentan “genocidios por goteo”. Desafortunadamente, no todos los países de América, al no reconocer a ésta Corte, muestran interés por proteger los derechos de sus gobernados.
Leer más...

PRD VERACRUZANO: RENOVARSE O MORIR






Uriel Flores Aguayo
@UrielFA


Ha llegado el Partido de la Revolución Democrática (PRD) a una situación límite, en donde debe preguntarse si es viable, cómo sobrevivirá y el papel que debe jugar en la política nacional y, en lo particular, en el campo de la izquierda. En forma cruda, creativa y abierta debe hacer el análisis de rigor para ubicar su momento y plantearse la perspectiva inmediata y de plazo regular. No debe ni puede utilizar el recurso de la simulación y la práctica del "gatopardismo", a riesgo de mal ocupar  el tiempo y perderse en una crisis terminal. Por su origen, por la esperanza que ha representado para millones de mexicanos, por la memoria de los perredistas que ofrendaron su vida para lograr un cambio democrático y por el aporte que todavía puede dar en defensa de los derechos humanos, de la lucha por la igualdad y la representación realista de causas sociales, el PRD está obligado, es una responsabilidad mayor, a hacer el intento de renovarse y caminar independientemente con su propia identidad al lado de la gente, del pueblo y de la ciudadanía que merece otro país, con progreso, felicidad, inclusión y seguridad.

La firma del Pacto por México, más por las formas y cortedad democrática, la vida interna tormentosa que da muy mala imagen, el estilo atrapa todo que tuvo su clímax en Iguala, la muy limitada vida propia en términos  democráticos que no pudo contrastar y superar al caudillismo, ser modelo superior, y la desbandada oportunista en las entidades, caso Veracruz con el PRD-ROJO, vienen derrumbando al PRD como opción política, con serios descalabros electorales y disminución acelerada de su potencial. Sobre esas bases debe plantearse una ruta diferente, que consolide pasos de independencia como el logrado en Veracruz, en las recientes elecciones de Gobernador y Diputados. Es indispensable que el PRD se cuestione qué es lo que quiere, qué persigue, porqué lucha y cuáles son sus objetivos. En las respuestas vendrán las consecuencias de una estrategia  de reconstrucción y de relanzamiento en todos los sentidos. Debe revisar su identidad, definir si es o no de izquierda y, luego, que tipo de izquierda. Si la respuesta es afirmativa, deberá abordar su vida interna, deslindándose categóricamente de la corrupción en su seno, separándose tajantemente  del pragmatismo exclusivo y desbordado; si el propio partido no se respeta, no hay manera de que la sociedad lo respete, volviéndose motivo de burlas y deslindes; es algo masoquista ver el espectáculo de quienes atacan a los dirigentes o candidatos para, en unos días, aparecer dando consejos de disciplina y decencia; no confundir con el debate político, con la indispensable crítica y la deliberación natural en una fuerza que se pretende democrática.

El PRD no debe omitir su papel fundamental en el compromiso social, trabajando de cerca con las inquietudes y protestas sociales, abriendo las puertas a los jóvenes y a los colectivos variados, siendo solidarios con las protestas sociales justas y pacíficas. Debe entenderse que no hay futuro en el auto consumo y el burocratismo. Se es un partido comprometido hasta las últimas consecuencias, sin media tintas, o se desintegra en el oportunismo y en la mera actividad electoral, como un registro más, que si no se cuida, se pierde. Ser una fuerza confiable, con autoridad moral, para los ciudadanos. Que nos vean con respeto, que tengan la garantía de seriedad en sus denuncias, propuestas y luchas.

En Veracruz logramos la alternancia, valiosa por si misma pero retadora en todos los sentidos. En primera hay que darle la dimensión exacta a un cambio de régimen de casi 90 años, lo cual implica entenderlo en su profundidad y tener la mentalidad adecuada para enfocarse a tomarlo como el gran principio de una transformación mayor. El PRD se ganó el derecho a ser parte de un gobierno de coalición pero no debe fundirse con el aparato público y desintegrarse, sería un error monumental e irreparable; tampoco debe mandar a perredistas exclusivamente a los puestos públicos, su papel no es de colocación de empleos, sino del aporte de una visión de sentido social y democrático a través de sus mejores perfiles; en ese sentido el PRD deberá marcar un línea distintiva, fina si se quiere, con el Gobierno de la alternancia; ser parte del Gobierno sin fundirse en él.

Soy un convencido de que el PRD tiene un lugar en la izquierda mexicana, tan solo bastaría hacer un contraste con otras expresiones del mismo signo para darse cuenta rápidamente. Pero no basta lo declarativo y la propaganda, hacen falta definiciones claras y conductas transparentes; ser una mejor izquierda supone, como mínimo, contar con una vida orgánica, tener estructura, practicar la democracia, deliberar colectivamente, ser tolerante, ser incluyente, ser creíble, tener metas concretas y de evolución gradual, La izquierda democrática y liberal que debe ser el PRD abraza la construcción ciudadana como la estrategia normal, medible y sana de acceder al poder, sin asaltos imaginativos a los palacios y el providencialismo. Tal vez en la posibilidad libertaria con sentido democrático radica la principal diferencia con otras manifestaciones de izquierda en nuestro país.

Lo obscuro del panorama para el PRD no admite simulación y oportunismo, al contrario, solo la plena conciencia de esa realidad y la voluntad de transformarla puede permitirle ocupar un lugar destacado en la vida pública y aspirar a gobernar desde municipios, pasando por Entidades federativas y llegando a presidir a nuestro país. La autocrítica debe ser descarnada pero las medidas de remedio mucho más fuertes; es ahora o nunca, si no se hace algo de profundidad seremos una fuerza marginal y en progresiva descomposición; hay muchos antecedentes al respecto; si alguien cree que nunca va a ocurrir, simplemente que sigan en lo mismo y se esperen un poco para verlo; no habrán entendido nada. El PRD es factor de transformación social, con todo lo que supone de programa y fuerza electoral, o no vale la pena.

Recadito: Desde el PRI pero también desde el PRD, los que atacaban ferozmente a YUNES, ahora vienen con la cola entre las patas; destaca un personaje cómico conocido como el "trastupijes"...


Leer más...